5º Informe sobre la página web de la Santa Iglesia Palmariana

Gracias a Dios y a la Santísima Virgen María ya son más de ciento treinta y cinco países que han visitado nuestra página Web. Esperamos que los países que aún no la han visitado muy pronto descubrirán este Tesoro Espiritual que es la Iglesia Católica Palmariana.

En este último mes los números de visitantes de Francia han sido importantes, de tal manera que pasaron a Canadá en la lista de los países que más nos visitan, tomando el séptimo lugar.

Hasta ahora los países que más nos han visitado en un solo día han sido España con 425 personas, USA con 229, Brasil con 69, UK con 51 e Irlanda con 39.

Gracias a Dios tenemos preparado la página en polaco. Hemos recibido un buen número de visitantes desde Polonia que ahora podrán seguirnos en su propia idioma.

Unas palabras dirigidas a las otras iglesias descontentas con el modernismo:

Los miembros de nuestra Orden Religiosa tienen un voto de rechazar el modernismo. El modernismo fue inspirado por Satanás para destruir la Iglesia de Cristo; aprovechándose de Sacerdotes y Obispos relajados, a veces, hasta infiltrados, se logró derrumbar la iglesia romana donde una multitud de personas acudían para recibir los Santos Sacramentos. ¡Victoria para Satanás! ¡No! No fue una victoria, porque la Santísima Virgen María preparó un lugar alternativo. Un lugar donde sus fieles devotos podrían seguir recibiendo los Santos Sacramentos de Sacerdotes fieles a la Santa Tradición. Este Sitio fue el Sagrado Lugar de las Apariciones de El Palmar de Troya. La primera Aparición de la Santísima Virgen María fue el 30 de Marzo del año 1968.

Ya pasaron 50 años. Ya tenemos la Catedral que el Cielo mandó edificar para continuar la Iglesia Católica de siempre. Satanás no venció. Satanás sigue siendo vencido por la Madre de Dios, la Santísima Virgen María y su Orden Religiosa, la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz.

La Santa Iglesia Católica Palmariana es obra de la Santísima Virgen María ya que Ella misma comenzó a preparar esta gran obra con su primera Aparición en El Palmar de Troya. Este Sagrado Lugar fue escogido por la Madre de Dios para dar continuidad a la Iglesia Católica de siempre, fundada por Nuestro Señor Jesucristo en el Calvario. Es evidente que Dios quiere buenos fieles que Le amen intensamente, en vez de una multitud de almas tibias o frías, que no se entregan verdaderamente a la salvación de las almas y a buscar la santidad.

Muchos, deseando ser miembros de la Iglesia Palmariana, se vuelven atrás porque la familia está puesta en el primer lugar y Dios en el segundo. De los diez Mandamientos, el primero y principal es amar a Dios sobre todas las cosas.  No es amar a la familia sobre todas las cosas. Esto nos fue enseñado muy claramente por Cristo en las Sagradas Escrituras: «No penséis que vine a traer paz sobre la tierra; no vine a traer paz, sino la guerra. Pues, a causa de mi doctrina, he venido a separar al hijo, de su padre; y a la hija, de su madre; y a la nuera, de su suegra. Y los que creen en Mí, tendrán como mayores enemigos las personas de su propia casa. Y el que ama a su padre o a su madre más que a Mí, no es digno de Mí. Y el que ama a su hijo o a su hija más que a Mí, no es digno de Mí.».

Si es necesario sufrir la persecución de la familia, hay que ser valiente porque también Jesús predicó en el Sermón en el Monte de las Bienaventuranzas: «Bienaventurados seréis cuando los hombres por mi causa os maldijeren, y os persiguieren, y dijeren con mentira toda clase de mal contra vosotros. Alegraos entonces, y regocijaos, porque vuestra recompensa será muy grande en los Cielos; pues, así también persiguieron a los profetas que ha habido antes de vosotros…».

Si alguno tiene el deseo verdadero de ingresar en la Santa Iglesia Palmariana, que se prepare para el combate. Las armas principales son la oración y la penitencia. Sobre todo, el rezo diario del Santo Rosario Penitencial es absolutamente esencial para ganar la victoria. La recompensa es el recibimiento de abundantes gracias especiales del Cielo, sobre todo la paz interior.

Los enemigos de la Santa Iglesia Palmariana están con las manos atadas por Cristo. Con todos sus esfuerzos, con todas sus mentiras y calumnias, no han podido derrumbar la Iglesia verdadera de Dios. Por mucho que hablen, por mucho que escriban, por muchos documentales y videos que hagan, a pesar de todo lo que se habla en la radio y en la televisión, y todo lo que publican en Internet, nada podrán hacer para vencer a la Santa Iglesia Palmariana, porque es la obra de Dios. Especialmente los que han sido miembros de la Iglesia Palmariana y lo han dejado para vivir más cómodamente, y en ciertos casos, para vivir una vida lujuriosa, que recuerden que el Manto Protector de la Santísima Virgen María siempre protegerá a la Iglesia que Ella misma va modelando y guiando para ser el refugio de las almas buenas esparcidas por el mundo.