En defensa de la Santa Biblia Palmariana

La Santa Biblia Palmariana es la obra cumbre de los dos Santos Concilios Palmarianos (1980-1992; 1995-2002), en el curso de los cuales, tristemente se hizo cada vez más evidente la existencia de manipulaciones en el texto sagrado de la Biblia. Por eso, aun temblando ante la magnitud de la labor, el Papa San Gregorio XVII mandó la redacción de una Historia Sagrada Palmariana, que incluyera todos los libros sagrados y eliminara las manipulaciones, la cual se llevó a cabo en el Segundo Concilio, una vez terminados el Tratado de la Santísima Trinidad y la Moral Palmariana, y naturalmente gracias al carisma papal del Vicario de Cristo, infalible intérprete del los textos bíblicos.
Ya en el segundo año del Primer Santo Concilio Palmariano, se vislumbró esta gran labor bíblica, por una visión que tuvo el Papa San Gregorio XVII el día 21 de mayo de 1981 en la Casa Generalicia de Sevilla, que él relata: “He visto un libro grande y al Espíritu Santo con una pluma en su pico trazando escritura, y ese libro aparece todo luminoso. Ahí aparece un primitivo libro sagrado, y el Espíritu Santo escribiendo directamente por medio de sus Profetas. Más abajo aparece San Jerónimo con su trompeta; toma y deja la trompeta; escribe y toma la trompeta; y el libro se ve con bastantes luces y bastantes oscuridades (aclaración: San Jerónimo tradujo la biblia hebrea de entonces al latín, obra que luego se llamó la Vulgata, la biblia oficial de la Iglesia hasta la Palmariana). Con la biblia griega llamada Septuaginta ocurre el mismo caso de la trompeta; y el libro resulta con luces y tinieblas. La biblia masorética (aclaración: es la biblia de la secta judaica, o sea el antiguo testamento) es escrita por varias personas, y aparece el mismo caso de la trompeta, y se ven luces y muchas tinieblas; y después se ve sobre el texto hebreo algunos gestos de los judíos haciendo cambios caprichosos. Después, aparecen debajo de la barbilla de la Santísima Virgen María las siguientes palabras: “Permisión y misterio.” Seguidamente se ve un libro donde aparecen todos los misterios; sólo un libro fue escrito plenamente inspirado, y este no existe en la actualidad. Ahora se ve la Paloma escribiendo con la pluma en el Concilio Palmariano; aparece el libro del Concilio Palmariano desde el principio al fin, o sea con todos los trabajos que ha hecho y hará este Santo Concilio, y que será en su totalidad obra del Espíritu Santo.
En el curso de los trabajos conciliares, se iban encontrando varias series de manipulaciones en el sagrado texto: por ejemplo, una serie en los libros de Moisés, debido a los sacerdotes levíticos, con el fin de rebajar al gran Caudillo y enaltecer a su hermano Aarón, el primer sumo sacerdote levítico. Otra serie se encontró en la tendencia de desprestigiar a los conversos, eliminando hasta episodios enteros. El rey Salomón era el responsable de otra serie de manipulaciones para rebajar a su padre, el santo rey David, y así encubrir las propias iniquidades y mal gobierno. Otra serie más se debió al rey Manasés de Judá y Samaria unidos, para encubrir las nefastas consecuencias de su gobierno idolátrico, y hacer creer que ninguno de los reyes que le precedieron fueron buenos, tanto los del Reino de Judá como los del Reino de Samaria; por lo que los reyes de Samaria, en el texto manipulado, aparecen todos como malos, cuando en realidad hubo cuatro reyes santos entre ellos, a saber: Jehú, Joacaz, Jeroboán II y Faceas. Otros libros enteros, por ejemplo los Macabeos, fueron atrozmente manipulados, y requerían una verdadera labor de restauración. De las Cartas de los Apóstoles habían sido eliminadas casi todas las referencias a los Sacramentos, así como a la Santísima Virgen María, y también requerían una labor de restauración. Y el Libro del Apocalipsis también necesitaba una considerable restauración para convertirlo en lo que actualmente es: una guía estupenda y de fácil lectura para entender los tiempos en que vivimos y los que han de venir hasta el juicio final, y después.
Un ejemplo de las manipulaciones en los libros de Moisés: El texto manipulado afirma que no hubo circuncisión durante los cuarenta años en el desierto. ¡Como si Moisés no hubiera vigilado estrechamente la observancia de esta ley! Y también dice que hubo una circuncisión general de todos los israelitas en Gálgala antes de la conquista de Tierra Santa. El texto verdadero dice que esta circuncisión general era de todos los conversos por el apostolado que había realizado el Santísimo Melquisedec por tierra de Canaán antes de la conquista, constatado en el Libro de la Sabiduría, y esos conversos así entraban en el pueblo judío con plenos derechos, y fueron agregados a las distintas tribus.
Otros ejemplos de las manipulaciones demuestran desprecio hacia los conversos: El texto manipulado pone a María, la hermana de Moisés, por encima de Séfora hija de Jetró el anciano de Madián, que por ser la esposa de Moisés, era por tanto la primera mujer de Israel, pues fue Séfora y no María que prorrumpió en el cántico de alabanza a Dios por el victorioso cruce del Mar Rojo. Otro fue el silenciar la conversión del Rey Asuero por sobrenombre Ciro, que decretó la vuelta al territorio de Israel de los israelitas de la cautividad. Y fue precisamente este rey Asuero Ciro, siendo ya judío de Fe, que se casó con la mujer fuerte Ester, cuyo libro había sido tan manipulado que no se sabía de qué época se trataba. Otra manipulación fue silenciar el destino de Dina, hermana de José de Egipto: Como sabemos, Dina había sido violada por el pagano Siquén, quien a su vez fue asesinado cruelmente por Simeón y Leví, hermanos de Dina. Pero Dina había concebido a su hija Asenet en su relación con Siquén, y para salvarla de las garras criminales de sus hermanos, el padre de Dina, el Patriarca Jacob, mandó a las dos salir de casa. Y pasados los años, fue precisamente Asenet que se casó con José de Egipto, y fue madre de Efraín y Manases, cabezas de dos de las tribus de Israel.
Ejemplos de las manipulaciones que se deben al rey Salomón: inventó episodios que presentaban a su padre David como terrorista, cruel y fingidor, durante los años que estuvo desterrado de la corte del rey Saúl. Una manipulación llamativa del rey Salomón era sobre el niño que había engendrado David en su adulterio con Betsabé. Amonestado por el santo profeta Natán, éste profetizó que el niño moriría, como castigo a David por su adulterio y crimen. Pero David hizo intensa oración y penitencia para impetrar la salud del niño. El texto manipulado dice que el niño murió, y entonces, extrañamente, David se vistió de sus galas reales. Pero en realidad el niño no murió, sino que se sanó milagrosamente, y ese niño se llamaba precisamente Salomón, el cual no quiso que se supiera que él había nacido de un adulterio.
Una constante en la labor conciliar de San Gregorio XVII era su deseo de dejar bien claro que el fingimiento va contra la Ley de Dios. Por eso, episodios bíblicos que ponían en duda esa ley divina eran por tanto resultados de manipulaciones del texto sagrado. Un ejemplo: El santo juez Aod, segundo de los jueces, no mató al rey pagano Eglón de una manera terrorista en una fingida visita diplomática como dice el texto manipulado, sino luchando contra él y su ejército en plena batalla.
La perla mayor de esta Obra es, por supuesto, el Evangelio Palmariano, un compendio de los cuatro Evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan. En el se resuelven todos los muchos problemas que antiguamente tenían los comentaristas. Se expone la cronología de la vida de Nuestro Señor de acuerdo con los datos de San Lucas y se desechan los datos equivocados del historiador Josefo, cuya obra completa queda rechazada por sus muchas discrepancias frente a la doctrina conciliar, quedando claro que Jesucristo nació el 25 de diciembre del año 5199 de la Creación, siete días antes de su Circuncisión el día 1 de enero del año 1 de la Era Cristiana. Un avance muy importante para poder entender mejor el Evangelio, es la fundación por Cristo de las primeras comunidades cristianas, continuación de la Orden del Monte Carmelo fundada por San Elías. A la rama masculina pertenecían los Apóstoles y discípulos, mientras que las piadosas mujeres que acompañaban a la Divina María pertenecían a la rama femenina. Por eso, en sus principios, el sacerdocio cristiano estaba ligado necesariamente a la vida religiosa, como lo es nuevamente en la actualidad. Los primeros diecisiete Papas eran todos Superiores Generales de la Orden Carmelitana. Hay varios episodios que narran los mismos evangelistas con textos que parecen discrepar entre sí, cuya explicación se halla en que el episodio ocurrió más de una vez, por ejemplo, fueron tres las confesiones de San Pedro en julio del año 33; fueron tres los anuncios por Jesús de las negaciones de Pedro, y fueron tres los de la traición de Judas Iscariote, etc. Notabilísimo es el comentario que acompaña el Sermón de la Última Cena, que da a entender el ambiente psicológico y los motivos para las distintas intervenciones de los Apóstoles. Y más notable todavía es el comentario que acompaña la Pasión del Señor y el hermosísimo desposorio de Cristo con la Cruz de nuestra Redención.
Y ¿qué decir de otra gran perla que es el Libro de los Hechos de los Apóstoles? Aquí el Espíritu Santo ha querido aclarar muchas facetas de la organización de la Iglesia en sus comienzos para contrarrestar multitud de errores al respecto, así como todos los aspectos de la vida de San Pablo: ¿qué es lo que recibió en el camino a Damasco? ¿Por quién y cuándo fue nombrado Apóstol? ¿Cómo fueron sus relaciones con el primer Papa? Indudablemente es lo mejor que se ha escrito jamás sobre San Pablo, a quien tanto debemos por su admirable entrega a la evangelización de las naciones.
Lógicamente, fueron numerosísimas las intervenciones del Papa San Gregorio XVII en esta labor bíblica. Además de sus casi novecientas definiciones dogmáticas formales, muchas de ellas relacionadas con temas bíblicos, él resolvió una multitud de problemas con sus cartas, sean de cuestiones cronológicas, genealógicas, históricas, aclaraciones sobre textos, etc. Y en las sesiones conciliares generales, en las que siempre estuvo presente, solía resolver directamente los problemas que surgían. Además, hubo alguna que otra intervención mística para zanjar distintas cuestiones, por ejemplo, una hermosísima visión de la Santísima Virgen María como la Reina Esenia, sentada en un trono encima del entonces Lago de Esenia (hoy Mar Muerto), siendo venerada por una multitud de ángeles que cantaban su nombre, cuyo significado es ‘santa’, para confirmar la manifestación del Alma de María como consorte del Santísimo Melquisedec en tiempos de Abrahán.
El Domingo 21 de enero del año 2001, en la Basílica Catedralicia de Nuestra Madre del Palmar Coronada, alrededor de las 7,10 de la tarde, el Papa San Gregorio XVII, al concluir el primer turno de Santas Misas, cuando aún se hallaba arrodillado en el presbiterio del Altar Mayor, tuvo una visión extraordinaria y recibió un trascendental Mensaje sobre la Biblia Palmariana: “Oh mi amadísimo Vicario, Gregorio XVII, “de Glória Olívæ”, el Papa que va a entregar pronto a toda la Iglesia Palmariana una Santa Biblia Palmariana, en donde irradia la Luz, de donde emana Luz para toda la Iglesia y para el mundo. Llegó la hora del Papa del descubrimiento de las manipulaciones del pasado en las Sagradas Escrituras. La hora ha llegado, la hora ha sonado. Oh amadísimo Vicario mío en la tierra, sé valiente hasta el final. Esa Santa Biblia Palmariana será la Luz para grandes conversiones. Sigue adelante, Yo estaré contigo hasta el final. No te dejes vencer por los enemigos. Sigue adelante, Yo te sostendré.
Mira, mi amadísimo Vicario: Contempla las legiones de Ángeles que hay aquí ahora, contempla sus afiladas espadas. Estos Ángeles están enviados por Mí al servicio tuyo. Ellos te custodiarán como lo vienen haciendo hasta ahora. Sigue adelante, para que la Iglesia bendiga al Papa que entregará una Biblia limpia de manipulaciones. Iglesia mía, Esposa amadísima, Iglesia Palmariana, tú serás conocida muchísimo mejor cuando la Santa Biblia Palmariana circule por el mundo. Y este Papa será conocido mejor cuando la Santa Biblia Palmariana circule por el mundo; pues, circulando primero por la Iglesia, ha de circular también por el mundo, para que sea la Luz que convierta a las Naciones; una Biblia en la que se aprende a amar a Dios, una Biblia en la que se aprende a no mentir, una Biblia en la que se aprende a no fingir, una Biblia en la que se aprende a no creerse las patrañas que cuentan los historiadores del mundo.
He aquí al Papa San Gregorio XVII, en su sermón pronunciado el día 9 de agosto del 2003, en la Basílica Catedralicia de Nuestra Madre del Palmar Coronada, hablando del trabajo conciliar sobre la Biblia:
La obra magna del Segundo Santo Concilio Palmariano, como ya os lo hemos dicho, es la Historia Sagrada o Santa Biblia Palmariana, libre de manipulaciones. ¡¿Cómo es posible, poder leer en la Biblia manipulada, expresiones, que tantas veces hemos repetido, sobre el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo?! Refiriéndose a la Virgen María, decía en la Biblia manipulada, con relación a San José: “Y no la conoció hasta que tuvo Ella a su Hijo Primogénito Jesús”… Esa expresión quiere decir que después sí la conoció, o sea, que después sí tuvieron más hijos y todo, porque luego aparecen hasta hermanos y todo, en la forma que está manipulado todo aquello. Son palabras contra la verdad, contra lo ya definido durante siglos y siglos por la Iglesia, de que la Virgen María fue Virgen en el parto, antes del parto y después del parto, o sea, Virgen perpetua.
Y así tantas y tantas cosas, como por ejemplo, yéndose al Antiguo Testamento, vamos al pasaje del Libro de Judit, y ponen a Dios como autor de un terrible pecado de lujuria, y de un terrible pecado de embriaguez. ¿Cómo es posible que venga de Dios que Judit se pusiera sus mejores galas femeninas, y llevara su garrafa, botella, lo que sea, de vino, para emborrachar a Holofernes, y así borracho … y aprovecharse entonces ella y cortarle la cabeza. ¡Jamás Dios, jamás Dios manda hacer un pecado!, ni como tratando de justificar por el fin que se buscaba, la liberación de la ciudad. El fin no justifica los medios. En modo alguno Dios puede ser autor de los pecados, Dios no es Satanás, es la antítesis de Satanás, nada tiene que ver con Satanás. Entonces, resultaba con aquel pasaje de la Biblia manipulada, que Judit se iba a presentar con grandes galas vestida, con perfumes, para poner en tentación a Holofernes, para inducirle a pecar; y para ayudarle a esa inducción, encima le iba a llevar vino para que se emborrachara, y después cortarle la cabeza y al infierno. ¿Entonces, quién le mandó al infierno viviendo aún?, entonces sería Dios. ¡Jamás Dios hace tal cosa!, ahora en la Biblia Palmariana está con claridad cómo fue, ¡leed el libro de Judit en la Santa Biblia Palmariana!, y veréis la grandeza de Dios.
Y tantas y tantas cosas, porque sería imparable decir, todas las manipulaciones que había en la Biblia oficial; por eso, no cabe duda que Satanás, desde que se comenzó a hacer la Santa Biblia Palmariana, redobló su lucha sin cuartel contra Nos, porque iban a ser quitados los velos de la antigua Biblia, y se iba a descubrir la verdad. Satanás, que sabe más por viejo que por diablo, intuía, que cuando Gregorio XVII se mete en un asunto de teología, se mete de lleno, y al final termina sacando el mal y poniendo el bien.
Dios, Autor de la Santa Biblia Palmariana, valiéndose de los instrumentos que somos los pobres pecadores, que componíamos el grupo de los Venerables Padres del Segundo Santo Concilio Palmariano, Dios, es el Autor inequívoco; por tanto, Dios no puede contradecirse, como sí parecía que sucedía en la Biblia manipulada. En la Biblia oficial, parecía como si Dios a veces ni supiera donde estaba, de la manera que estaba escrita esa Biblia manipulada; expresiones fuera de todo sentido, y se veía un Dios como maniático. Parecía que era la acción de un viejo maniático, muchas veces en el Antiguo Testamento de la Biblia manipulada, como un viejo que se enojaba así por capricho; así pintaban al Padre Eterno, como un viejo enojado, de ahí que tuviera pocos amigos el Padre Eterno en el mundo, parecía como un viejo cascarrabias.
En la Santa Biblia Palmariana, lo que se ve a las claras, es que el Padre Eterno es un anciano lleno de amor, hay que pensar en anciano por esa cuestión de eternidad, porque anciano es el Verbo Divino, porque anciano es el Espíritu Santo, porque son eternas las tres Personas Divinas, pero se hace esa distinción. De esa manera también se ve más clara la cuestión de la paternidad del Padre Eterno, como un Anciano Venerable, que cuando hay que castigar castiga, y que cuando hay que premiar premia, y que no es un viejo caprichoso ni gruñón.
Así pues, que el lector penetre en la Santa Biblia Palmariana con veneración, y con abundantes acciones de gracias al Dios Todopoderoso que ha hecho posible esta restauración de la Biblia en estos tiempos de tanta apostasía y de tanta guerra contra Dios mismo: una Biblia limpiada, asequible, de fácil lectura, de importantísimas enseñanzas morales que antes no aparecían, de grandes luces sobre los tiempos apocalípticos: la Biblia de los Últimos Tiempos, purificada, renovada, preparada para el Retorno de Cristo con gloria y majestad.